Decoración

Decoración y Restauración

En la segunda década de nuestro siglo, se iniciaron las obras de pintura y decoración, que cambiaron el interior de la Catedral Son murales, sobre bocetos del catamarqueño Emilio Caraffa, que contó como colaboradores a Manuel Cardeñosa y Carlos Camilloni, entre otros.

Los motivos principales son la “Visión del Santísimo Sacramento”, y “El Triunfo de la Iglesia”. En el crucero, “La Asunción” y “La traslación de San José”. En las pechinas, los cuatro Evangelistas, y dentro de la cúpula, algunos profetas, y más arriba “La Gloria”.

En 1954 la Catedral fue restaurada exteriormente, al demolerse las construcciones que ocultaban sus muros sud y oeste, pero quedó sin remodelarse en la parte norte, donde una edificación sin valor, que lleva el Nº 64 de calle Independencia, frente a la Plaza San Martín, desentona y afea el contorno catedralicio. Las topadores municipales respetaron esos ladrillos, por pedido del Sr. Arzobispo Mons. Dr. Fermín E. Laffitte, pues en ella funcionaban oficinas parroquiales.

La Catedral de Córdoba es Monumento Histórico Nacional, por decreto Nº 90.372, del año 1941. Luis Roberto Altamira la definió como “flor de piedra en el corazón de la Patria”.
S.S. Juan Pablo II, en abril de 1987, profundamente impresionado por nuestra Iglesia Madre, al dejarla dijo: “Tienen una Catedral muy linda, deben cuidarla mucho”.

 

EnglishPortugueseSpanish