II Congreso Académico Beato Mamerto Esquiú

14 mayo, 2024 Desactivado Por Catedral de Cordoba

Bajo el lema «peregrino de la esperanza», el Cardenal Ángel Rossi, Arzobispo de Córdoba, resaltó la vida y legado del Beato Mamerto Esquiú en el marco del II Congreso Académico en su honor que culminó con la Celebración de la Eucaristía en la Catedral de Córdoba.

Presidió la celebración el Cardenal Ángel Rossi, arzobispo de la Arquidiócesis de Córdoba, concelebraron Fray Emilio Andrada Provincial de la Provincia Franciscana de la Asunción, el padre Rector de la Universidad Católica de Córdoba P. Lic. Andrés Agerre S.J.  P. Alejandro Nicola sacerdote diocesano de Córdoba, profesor en la UCC miembro de la organización del evento, sacerdotes del clero de Córdoba, de diócesis de Catamarca y hermanos de la orden de Frailes menores de la Provincia Franciscana de la Asunción.

Durante la homilía, el Cardenal Rossi expresó su gratitud por la presencia de todos los participantes, extendiendo una cálida bienvenida a los visitantes llegados de diversas regiones para tomar parte en el congreso académico. Destacó la figura de Fray Mamerto Esquiú como un auténtico caminante cuya esperanza sigue siendo inspiradora en la actualidad, resaltando su trayectoria por diferentes lugares del mundo y su profundo compromiso con los más necesitados. Compartió anécdotas que ilustraban la entrega y humildad de Esquiú, quien dedicaba largas horas a servir a los pobres y desamparados, siendo reconocido incluso por visitantes extranjeros como el verdadero tesoro de la ciudad. Además, se subrayó el llamado del Beato a la unidad y al respeto por las leyes constitucionales como camino hacia un mejor destino para nuestro país.

“Esquiú murió como vivió, vivió caminando, murió en camino, volviendo de La Rioja. Peregrino de los caminos de este mundo y de ese otro camino más hondo y más sinuoso, el camino del corazón.  El corazón del Beato que tenía claro hacia dónde ir; en primer lugar hacia el Señor, y por otro lado, en la casa del duelo, en la casa de los que lloran, donde están los pobres”.

“Por la tarde, contaba alguno de los testigos, solía salir a la calle para hablar con la gente o con los curas, iba a pie, nunca en carruaje, y se si dirigía a un punto distante lo hacía en tranvía sentándose al lado de un niño o de un obrero, con los que hablaba con toda familiaridad. A menudo el patio de la casa y parte de la calle estaban ocupados por una multitud de pobres que iban a pedir limosna, y el obispo salía a repartir en persona, y a menudo se quedaba sin dinero para darles, entonces mandaba a buscar pan que el mismo repartía, procurando que nadie se fuera con las manos vacías, y esto le absorbía horas enteras”

Así retrataba al Beato, el Cardenal Rossi, al concluir la misa, los asistentes se dirigieron en procesión hacia la nave derecha de la Catedral, donde reposan los restos del Beato Mamerto Esquiú, para rendir homenaje y tomar gracias en sus reliquias.

Fuente: fraymamertoesquiu.org.ar